lunes, noviembre 07, 2016

Vialidad




Entre la vertiginosa fantasía
del carril exprés
y el eterno parking
de los centrales de Constitución
bajo una estructura
en medio de arbustos
un hombre conduce
su tránsito intestinal

y defeca.

miércoles, octubre 19, 2016

Alguien dice que así son las cosas #NiUnaMenos



Si vas por la calle y un varón pasa cerca tuyo, no lo mires a los ojos. Puede pensar que te interesa, ergo quieres algo con él.

Que tus blusas no muestren demasiado el entreseno, mucho menos la parte superior de tus copas. Pueden pensar que te estás ofreciendo y que eres una zorra buscona regalada puta.

Si decides no vestirte, hablar o comportarte femeninamente, hazte a la idea de que muchos y muchas pensarán que eres lesbiana.

Si eres lesbiana, asume que lo eres porque no tuviste la suerte de gozar de una buena verga.

Que te acosen u hostiguen sexualmente en la calle, en el trabajo, o donde sea, es tu responsabilidad. Si no te gusta, vete a otro sitio o cambia tu forma de vestir y arreglarte. Siempre tienes la opción de volverte invisible.

Cierra las piernas cuando estés sentada. También cuando estés de pie, arrodillada, de cuclillas, en fin, siempre. No importa que lleves falda, short o pantalones. Pueden pensar que estás caliente y disponible para el sexo.

No salgas de noche ni andes por sitios oscuros sola. Te pueden violar, o en el mejor de los casos, sólo asaltar.

No levantes la voz. Mucho menos grites o manotees. Pueden pensar que eres una histérica porque te bajó, porque quieres llamar la atención o porque no te han cogido como se debe.

Si tu pareja o compañero de trabajo olvidó hacer algo, no se lo recuerdes ni preguntes por qué no lo hizo. Quizá se ponga bravo porque lo tome como un reclamo y crea (otra vez) que eres una histérica presa de tus hormonas.

Si ganas tu propio dinero, declara a los cuatro vientos que eres libre y empoderada, pero haz concha y nunca ofrezcas pagar la cuenta del restaurante o bar donde quedes de verte con un varón. 

Sal con tu amigas a divertirte. Beban. Fumen. Griten. Armen alboroto. Así todos sabrán que están "de cacería" y dispuestas a todo.

Piensa que la igualdad laboral, política, sexual, legal, educativa, de salud y social entre mujeres y varones es un hecho. Insistir en eso es vivir en el pasado y es necedad.

Nunca digas cómo te gusta el sexo. Tu amante lo sabe mejor que tú misma.

Nunca bailes sola frente a otros. Pensarán que tratas de llevarte a la cama a alguien.

Si eres discriminada o no estás de acuerdo con cómo te tratan a ti o a las demás, no exijas nada. Pueden pensar que eres otra de esas feminazis sin qué hacer, neuróticas, castrantes o que (también) no han encontrado a un varón que las haga mujeres de verdad.

No discutas sobre derechos de las mujeres. Perderás el respeto de la gente que no piensa como tú o no le interesa tratar de entender otros puntos de vista. Las cosas son así por algo, así que ¿para qué haces pedo? Y de nuevo pueden pensar que eres otra de esas feminazis sin qué hacer, neuróticas, castrantes o que (otra vez) no han encontrado a un varón que las haga mujeres de verdad.




martes, septiembre 13, 2016

Gran turismo

Sinuosa brecha
oculta en penumbras

un disparo
relámpago

y el cielo vuelve a dormir.




(Alma Ramírez, 2016).

domingo, abril 17, 2016

Promesa

Se juró nunca repetir la tristeza infinita de su madre.

Jamás imaginó un sentimiento de fracaso tan vasto.


lunes, enero 18, 2016

Ajustes

Dábale por domar a la dama. Desenlace: dama domó alfil. Durmió en el tablero.

martes, enero 12, 2016

Sensorial

Tres mujeres entran al ascensor sin despegar los ojos de las pantallas de sus smartphones. Hablan entre sí, se ponen al día en sus vidas mientras chatean con alguien más. En el lapso en que el elevador sube tres pisos jamás hacen contacto visual. Salen de ahí igual, la mirada fija en sus teléfonos. Se van.

Otras chicas se toman por lo menos tres o cuatro selfies diarias. Duckface, destacan sus traseros, sus senos, el celular en ángulo de picada. Al fondo, cualquier escenario evocador, natural o artificial. Las tomas en sanitarios están out. Fuman y se inmortalizan efímeramente en sus redes sociales mientras exhalan el humo. Las habita el terror a envejecer, a no ser admiradas, a quedarse solas. Pero lo están, sienten que lo están. Incluso les aterra que sus padres lleguen o superen los 40.

Viven la vida de las celebridades, hacen suyas sus victorias y diseccionan sus errores. Cuando menos lo piensen, dejarán atrás sus veintes vivenciando a distancia experiencias ajenas desde su smartphone.

Dicen que al tomar una foto, el instante en que se da el clic realmente no lo vemos, es decir, en el momento intermedio entre el antes y el después de tomar una imagen estamos a ciegas. El aparato lo capta, nuestra vista no.

¿Qué hacer con la orfandad de la mirada?

viernes, enero 08, 2016

Resumiendo




Recapturan a El Chapo.

Fin de semana.

Todos muy contentos.

El dólar, a 20.

Eso sí es Mover a México.