Paciencia, mi querido Solín

Me disculpo encarecida y humildemente ante los lectores de este blog. Por cuestiones extraordinarias me ha sido imposible actualizar el bló, razones que luego comentaré ampliamente. Entre los asuntos a tratar se encuentran ni más ni menos, las crónicas de una semana en Paracho, Michoacán, municipio ubicado a 14 horas-autobús de Monterrey. De esto y más se sabrá en cinco días más o menos. Saludos al Ozú Carreño, al Genio de la lámpara, al Perro Feliz, al tío Monko, a la Elia y a la Luppa; a Brozo Argüello, al Silva y a Fabiruchis, al insigne y preclaro Guffo y a quien se asome por estos lares. I´ll be back.

Comentarios

lacuevadelaloba dijo…
Ta weno. No se tarde mucho pues.

Ya quiero ver llover en las fotos de Paracho y estrenar mi rebozo morado !nomás para que le dé conjuntivitis a la Elia, comaye perruchilla que le dijo canasta a mi bolsa de diseñadora mixteca!

Tengo una bolsita de chapulines pa botanear en desagravio por el plantón en el cine del otro día... ?quién dijo yo con el mexcal?
Argüello dijo…
Ah, Chinga... ahora por que brozo?
Uooooooooooooooooorale
fabiruchis?

ya nos llevamos tan feo pato?
Diego dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Diego dijo…
Mi amiga, haz una escala en la otra Oaxaca, a ver si nos damos ese abrazo que tenemos pendiente.

Termómetro