La slow food atraganta a Speedy González

Image Hosted by ImageShack.us

Me cae que al leer esto confirmo que no hay nada nuevo bajo el sol, pero lo más importante y maravilloso, que hay en el mundo millones de seres humanos que piensan que la vida puede ser de otra manera. Vivible, para no ir más lejos. Lo que expongo a continuación proviene de un integrante de la comunidad Generando Periodismo, de yahoo, una red de periodistas de Latinoamérica.

..." Ya voy para 18 años que estoy aquí en la Volvo, una empresa sueca. Trabajar con ellos es una convivencia, en lo mínimo, interesante.

Cualquier proyecto aquí demora dos años para concretarse, aunque la idea sea brillante y simple. Es regla. Nuestros procesos globales, causa en nosotros aflicciones por resultados inmediatos (brasileños, americanos, australianos, asiáticos) y una ansiedad generalizada, en tanto, nuestro sentido de urgencia no surte exitoso efecto en tan corto plazo.

Los suecos discuten, discuten, hacen numerosas reuniones, ponderaciones...y trabajan en un esquema mucho más "slow down."

Lo peor es constatar que, al final, acaban siempre acertados en el tiempo de ellos, con la madurez de la tecnología y de la necesidad: ...

Y veamos esto:

1. El país es del tamaño de São Paulo; menor que la provincia de Buenos Aires.
2. El país tiene 2 millones de habitantes; menos que Buenos Aires.
3. Su mayor ciudad, Estocolmo, tiene 500 mil habitantes, como Paraná o
Corrientes capital;
4. Empresas de capital sueco son: Volvo, Scania, Ericsson, Electrolux,
ABB, Nokia, Nobel Biocare,... Nada mal, no? Para tener una idea, la Volvo fabrica los motores propulsores para los cohetes de la NASA.

Digo para los demás grupos globales, los suecos pueden estar equivocados,más son ellos lo que tienen buenísimos salarios. Entretanto, vale resaltar que no conozco un pueblo, que tenga más cultura colectiva que ellos... Voy a contar una breve anécdota sólo para dar una noción...

La primera vez que fui para allá, en los 90, uno de mis colegas suecos me buscaba en el hotel todas las mañanas. Era septiembre, frío leve y nevisca, llegábamos temprano a la sede de Volvo y el estacionaba el automóvil bien lejos de la puerta de entrada (son 2 mil empleados con coche). El primer día no dije nada, ni en el segundo, ni tercero... Después, con un poco más de confianza, una mañana pregunté:

"Tienes lugar demarcado para estacionar aquí? Noto que llegamos temprano, el estacionamiento esta vacío y tú dejas el auto allá en el final..."
Y me respondió: "Es que llegamos temprano, entonces tenemos tiempo de caminar - quien llega mas tarde ya va estar atrasado, mejor que estacione más cerca de la puerta. No estás de acuerdo?" ¡Imaginen mi cara! Ésta fue la primera pero... sirvió para revisar bastante mis conceptos..

Hoy hay un gran movimiento en Europa, llamado Slow Food. La Slow Food International Association- cuyo símbolo es un caracol -, tiene su base en Italia (es un sitio muy interesante. Véalo). Lo que el movimiento Slow Food pregona es que las personas deben comer y beber lentamente, saboreando los alimentos, "compartiendo" su preparación, conviviendo con la familia, con amigos, sin prisa y con calidad.

La idea es la de contraponerse al espíritu del Fast Food y a lo que él representa como estilo de vida.

La sorpresa, entonces, es que ese movimiento de Slow Food está sirviendo de base para un movimiento más amplio llamado Slow Europe, como publicó la revista Business Week en su última edición europea.

La base de todo está en el cuestionamiento de la "prisa" y de la "locura" generada por la globalización, por el anhelo de "la cantidad a tener" en contraposición a “calidad de vida” o la “calidad de ser”.

Según la Business Week, los trabajadores franceses, aunque trabajan menos horas, (35 horas/semana) son mas productivos que sus colegas americanos o ingleses.

Y los alemanes, que en muchas empresas instituyeron una semana de 28.8 horas de trabajo, vieron su productividad crecer nada menos que un 20 por ciento.

Esa llamada "slow attitude" está generando la atención hasta de los americanos, apologistas del Fast" (rápido) y del "Do it Now" (haga ya).

Por lo tanto, esa "actitud sin-prisa" no significa hacer menos, ni menor productividad. Significa, sí, hacer las cosas y trabajar con más "calidad" y "productividad" con mayor perfección, atención a los detalles y con menos estrés. Significa retomar los valores de la familia, de los amigos, del tiempo libre, del placer y de las pequeñas comunidades.

Del "local", presente y concreto, en contraposición al "global"- indefinido y anónimo. Significa retomar lo esencial del ser humano, los pequeños placeres de lo cotidiano, de la simplicidad de vivir y convivir. Significa un ambiente de trabajo menos coercitivo, más alegre, más "leve" y, por lo tanto, más productivo, donde seres humanos felices hacen, con placer, lo que saben hacer de mejor.

Será que los viejos dictados "Despacio se va más lejos" o si no "La prisa es enemiga de la perfección" merecen nuevamente nuestra atención en estos tiempos de desenfrenada locura? ¿Será que nuestras empresas deberían también pensar en programas serios de "calidad sin-prisa" hasta para aumentar la productividad y calidad de los productos y servicios sin la necesaria pérdida de la "calidad de ser"?

Nadie tiene más o menos que 24 horas por día. La diferencia es que y cómo hace cada uno con su tiempo..."

La palabra de hoy es: Cafiolo. Es un término tanguero en lunfardo. Es un sinónimo de "nene de bien, de dinero y cómodo". Cafiolo es el que antiguamente regenteaba prostitutas, que todo el mundo tenía re bien y lo atendía y él se llenaba de dinero. Y ese término se usa ahora para decirle a los que son bien atendidos, cómodos, con dinero y no hacen una mierda (cortesía de Adrián García, de Buenos Aires)

Comentarios

lacuevadelaloba dijo…
Ea ea ea ea ea..... eso es civilización!

Cuándo salimos para Suecia, manita?
Pablo Perro dijo…
me temo que el término adecuado es "Cafisho", en lunfardo es más usado. Haced caso de un perro con raices porteñas y muchos tangos en su haber.

Por lo demás, estoy de acuerdo con lo slow, bien se dice que con paciencia y salivita...
el castanneda dijo…
Ahhhhhhhh, mire usted, que buena vaina.
Lo del estacionamiento me parece un tanto caricaturezco, onda Simponezca, pero pos bueno, allá ellos si quieren caminar para no ser gordos y bofos.
Y de la slow food, chido, nomás el problema ha de ser que esos compas comen comidita tibia, porque si uno quiere su birria calientita con tortillas calientes, pos está cabrón.
He dicho
Saludos!!!

Termómetro