Una sensación recurrente

Es tan sencillo abrir una puerta.

Pero no lo es cuando alguien, al otro lado del umbral, le pone seguro.

Comentarios

Por eso se toca el timbre.
Alma Ramírez dijo…
Ding dong...

Termómetro