Confirmado: perro que no ladra sí muerde


(foto tomada en el panteón El Carmen, Monterrey)



De entre las tumbas, un enorme perro negro me observaba. Seguí caminando. Un par de pasos y de pronto, un porrazo en la pierna derecha. Volteé mientras seguía caminando. El perro había intentado morderme. Le dije "hey" medio molesta. Seguí caminando hasta el inicio del pasillo. Volteé de nuevo para ver si me seguía, pero no. Desde el extremo opuesto, al centro, el perro me miraba, callado.

Me apoyé en un árbol. El tobillo comenzaba a doler. Levanté la pernera del pantalón y la calceta. Nada roto. Pero tengo un raspón en el tendón de Aquiles.

El perro buscó otra vez amparo entre los sepulcros.







texto y foto: Alma Ramírez

Comentarios

Susan Urich dijo…
Estuve revisando tu blog. Me ha gustado mucho, pero confieso que para comentar con propiedad debo leer más. Volveré pronto. Un saludo.
Alma Ramírez dijo…
muchas gracias Susan. Ésta es tu casa. Bienvenida. Saludos.

Termómetro