Aniversario (incluye efemérides) New

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Tengo 27 años. Cuando pienso en los 30 todo lo veo neblinoso, porque por una esquina oigo a los aterrados (as) que sienten que todo ha terminado, y por la otra a los y las jubilosas para quienes la vida apenas empieza. No me queda más que esperar a que me llegue el turno.

Ahora mi retrato es distinto a cinco años atrás. Me observo en el espejo y soy, pero a la vez no soy yo. Me parece que antes mi mirada reía más, no tenía bocetos de patas de gallo. Había menos canas desde luego. Tengo ojeras que acentúan a este par de fatigados, cínicos, pequeños y pequeños ojos. El tic de levantar la ceja izquierda cuando algo no me gusta o deseo menospreciar a alguien es más enfático. Ya no me duelen las rodillas ni los tobillos tan seguido, y que bueno, eso me hacía sentir como caballo de carreras después de una justa.

Mi cuerpo también ha cambiado. Si antes fue compacto, elástico y luego amorfo, ahora se ha vuelto generoso, amable, lindo. Sereno y aguantador, siempre dispuesto al placer. No soy una top model, pero eso jamás me ha quitado el sueño.

Hablo menos y escribo más. Me he vuelto amante de las palabras de otros y otras. Escuchar sus historias, y si no me las cuentan, írselas sacando despacito y con anestesia. Me gusta coleccionar historias dentro de mi mollera. Cuando viajo, prefiero fotografiar edificios, calles, monumentos, animales, paisajes, todo menos seres humanos. Las únicas imágenes que tengo de mí fueron tomadas por alguien más y no son muchas. No me gusta que me fotografíe nadie excepto Fabián, el único que sabe cuál es mi mejor ángulo. La última foto que me tomó y que conservo fue en 1997.

Los madrazos no me han aportado nada de malicia. Sigo siendo igual de ingenua. Sigo creyendo en algunas personas. He perfeccionado el sarcasmo de mis comentarios y puedo herir profundo con ellos. Aun no domino ser políticamente correcta. Camino como mi madre y sostengo el cigarro igual que ella. Sigo pensando que el matrimonio es el principio del divorcio y que los niños son lindos siempre y cuando sean ajenos y sólo vayan de visita a mi casa.

Cuando hay chance me gusta observar los ojos de los perros y su expresión. Cumplo un año más de no tener a un gato por mascota y me mantengo firme en el principio de si ya no tienes nada más que hacer en este mundo es mejor viajar al otro por adelantado antes que caer en las más absoluta de las miserias, claro, teniendo el detalle para los que se quedan de dejar pagado tu servicio funerario y entierro, incineración o acomodo en la fosa común.

Descubro que hay gente que no comparte mi misma sangre y que sin embargo me quiere bien, que me ven como una hermana o hija simbólica. Como alguien con quien es posible compartir lo bueno y lo malo. Me percibo protectora y celosa de mis amig@s, cuando antes me valía madre, y me ofendo cuando me olvidan totalmente por sus parejas, aunque les mande mails y llamadas proponiendo reunirnos a tomar café o unas chelas. La lección de eso es hacerlos a un lado también; y si luego, después de que l@s mandan al carajo recuerdan que ando por ahí, advierto que no olvido, y que les costará un poco de trabajo ganarme de nuevo. No es imposible, pero advierto que les querré un poco menos.

Descubro mis poderes, que aunque no sean los que hubiera deseado, como metamorfosearme o teletransportarme, son útiles. Mis prioridades han cambiado, y prefiero uno o varios jales entretenidos, libres y no muy bien pagados a uno solo, con harta lana, pero represivo y cuadrado. Sigo en proceso de contratar un seguro de vida, destinar una parte de mis ingresos a una cuenta de inversión para tiempos difíciles y elegir una urna austera, de buen gusto, para el polvo en que me convertiré no sé cuándo.

Sigo fantaseando con el propósito de radicar en otro país, de jodido en otro estado. Un lugar rústico, colonial si es posible, con clima frío, en una casa con grandes ventanas y vista hacia bosque o cerros. Rodeada de libros, sin otra qué hacer más que leer, tomar fotos, escribir, cultivar algunas plantas y compartir el espacio con algunos gatos y perros.

Los escrúpulos siguen rondando, aunque ya no tanto como antes, con suerte a los 40 me valdrá madre todo. Odio que me hablen en clave. Conozco a otras personas. Ya casi no consumo alcohol.

Tras este seudo balance puedo decir que no la he pasado tan mal. Confirmo que no me arrepiento de nada y que si tuviera que repetir desde cero haría todo exactamente igual. A la gente de mi sangre, compañeros de vida pasados y actual, amigas y amigos que me han acompañado y me acompañan a estas alturas del partido, mi eterno agradecimiento y amor. Los enemigos también alcanzan mi benevolencia, porque me han enseñado muchas cosas.

Sólo queda esperar a que se cumpla un lugar común: que llueva hoy.

Otros 6 de junio:

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
1944: El día D. Desembarco de las tropas aliadas en playas de Normandía, Francia, el inicio del fin de la Segunda Guerra Mundial.

1942: Nace en Tepehuanes, Durango, el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México.

1599: Nace en Sevilla Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, figura cimera de la pintura universal.

1875: Nace Thomas Mann, novelista alemán, Premio Nobel 1929.

1555: Fue fundada la villa de Sombrerete (del hoy Estado de Zacatecas).

1933: Muere trágicamente sobre la ciudad de San Luis Potosí María Marcos Cedillo, primera aviadora mexicana.

1990: Se fundó la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

1915: Los generales Francisco Villa y Felipe Ángeles fueron derrotados totalmente por las fuerzas carrancistas de los generales Álvaro Obregón y Benjamín Hill, en los combates que sostuvieron desde el día primero de este mes en Santa Ana del Conde y La Trinidad, cerca de León, Guanajuato.

1856: El presidente Ignacio Comonfort expulsa de México a los jesuitas.

1930: Diez comerciantes de Springfield ofrecen por primera vez alimentos congelados.

2000: La justicia chilena levanta la inmunidad a Pinochet.

Comentarios

pepo dijo…
¡¡¡feliz cumpleaños!!!
Alma Ramírez dijo…
gracias, gracias, aunque no tengamos el gusto de conocernos ni de compartir otras cosas más que lo escribimos en los blogs
pepo dijo…
bueno digamos que se lo que es cumplir años y eso también lo compartimos...jajajajaja
que tengas un día lleno de regalos..
Salut
Luiz dijo…
Alma, mira la vida no se acaba despues de los 30, mas bien va de bajada, la cosa es hacerlo con estilo. ¡Je je! ¡Feliz cumpleaños!
Pablo Perro dijo…
Yo me opongo, a los 30 apenas comienza uno a agarrarle sabor a la vida... Antes la ves pasar sin saber que hacer con ella.
Sí lo había leído Pato, pero no pude ponerte comentario, ahora que tuve el tiempo me da gusto que haya gente como tú y que le guste que le tome fotos, y más por el hecho de ser que vienen de mí, eso no te imaginas el gusto que da, con reteharta injundia.

Termómetro